El sello de Salomón, el hexagrama o estrella de David, representa el senario, dos veces el número 3. Es el gran equilibrio mágico, la unión del microcosmos con el macrocosmos, del cielo con la tierra.

Esta figura encierra a la estrella flameante y es el mayor péntaculo existente. En él están encerrados todos los conocimientos mágicos, todos los secretos esotéricos, todas las fuerzas cósmicas y elementales.

El hexagrama esta conformado por la unión de dos triángulos, uno con el vértice hacia arriba, símbolo del fuego espiritual , y el otro con el vértice hacia abajo , símbolo del agua. Significa que el alma de la humanidad, es atraída por el fuego celeste.

En este símbolo actúan los siete espíritus o energías planetarias, cada una con su acción dual creando de este modo el vórtice de la vida.

El Sol está en el centro del sello, y en el convergen las energías de los planetas.

A cada planeta le corresponde una actividad :

Mercurio : Inteligencia

Marte: Sabiduria

Saturno : Juicio

Jupiter: Padre

Luna: Madre

Venus: Amor.

El sello Salomon indica tambien la cruz, el equilbrio ideal. los cuatro elementos se funden, para crear la vida material, que permite al hombre purificación. Aire, Agua, Fuego y Tierra. A su vez, conforman los signos del zodiaco.

Aire: Géminis, Libra, Acuario.

Agua: Cáncer, Escorpio y Piscis.

Fuego: Aries, Leo y Sagitario.

Tierra: Tauro, Virgo y Capricornio.

Sin duda hay mucha mas simbología que acompaña este sello.

Fuente: Sanfo,Valerio » Mal de ojo y Hechizos, Editorial Del Vecchi, Barcelona 2007, pág.105-106.